Piden mayor protección y menos restricciones para las personas con discapacidad

 En Noticias, Nuestras Entidades

Sin duda uno de los colectivos que se verá más afectado por esta crisis sanitaria y el estado de alarma será el de las personas con discapacidad. Con cualquiera de ellas, ya que esta situación afecta de distinta manera a cada persona.

Desde distintas entidades se ha pedido a las administraciones mayor protección y que se tenga en cuenta su vulnerabilidad, así como se tomen medidas excepcionales con aquellas personas que lo necesiten.

COCEMFE

Desde la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE), por ejemplo, se solicitó al Gobierno garantizar el funcionamiento de centros de atención sociosanitaria para personas con discapacidad y en situación de dependencia.

Por otro lado, considera necesario tomar medidas excepcionales para con estas personas. Concretamente pide que se establezca un sistema que asegure el suministro a las personas con discapacidad física y orgánica o en situación de dependencia o de análoga necesidad de todos los medicamentos o productos sanitarios que necesitan. Ya sean de dispensación hospitalaria, domiciliaria o farmacia comunitaria; o productos de higiene íntima, de limpieza del hogar o de autoprotección.

Asimismo, muestran su satisfacción porque el real decreto que limita la circulación de personas permite salir a quienes se dediquen a la asistencia y cuidado de personas en situación de dependencia, personas con discapacidad o especialmente vulnerables, tal como pidió  la entidad. 

“Muchas personas con discapacidad o en situación de dependencia requieren de una tercera para poder desempeñar las actividades básicas de la vida diaria. O el desenvolvimiento de su autonomía personal”, afirma el presidente de COCEMFE, Anxo Queiruga.

CERMI

En la misma línea se ha pronunciado el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), para quien “este tipo de asistencia ese esencial para muchas personas con discapacidad”.

Sobre todo, inciden, “para las personas con discapacidad que viven en sus propios domicilios, y que con apoyos pueden llevar una vida autónoma en su comunidad de pertenencia”.

Esta entidad, además, solicita que se garantice la accesibilidad a los contenidos informativos que las autoridades públicas dirigen a la población general sobre la pandemia. Porque si la comunicación no es universalmente accesible, los mensajes de salud pública no llegan a toda la ciudadanía, con lo que se perjudica a las personas con discapacidad.

También exige que durante los cierres y suspensiones de servicios, “la financiación de la administración continúe y no se haga recaer el quebranto económico sobre las entidades que gestionan esos servicios de atención a personas”. Sobre una posible prestación transitoria de la Seguridad Social para los padres y madres que permanecen en el domicilio cuidando a sus hijos, solicita “que se incremente un 25% si tienen una discapacidad reconocida, por el mayor sobrecoste que comporta la atención”.

Por otro lado, CERMI pide a Interior que haga excepciones en las condiciones de acceso a la vía pública para personas con discapacidad.

Autismo España

En este sentido se ha pronunciado además La Confederación Autismo España, quien ha solicitado al Gobierno de España que las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA) puedan salir solas o acompañadas a la calle cuando sus circunstancias así lo requieran. “Determinadas personas, por razones perentorias asociadas a su discapacidad, no pueden permanecer indefinidamente en sus domicilios, confinadas, y necesitan ineludiblemente acceder a la vía pública para evitar episodios de colapso personal con grave afectación de su conducta, de sus condiciones de salud y de bienestar psicofísico y emocional”, apuntan.

Plena Inclusión

Plena Inclusión, por otro lado, solicita que las residencias de personas con discapacidad “cuenten con el apoyo sanitario necesario del sistema público de salud, así como con las medidas de protección para sus equipos profesionales”. Asimismo, ante la inquietud que ha surgido en miles de familias de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo esta situación, también se piden medidas.

Se ha trasladado a los responsables de las comunidades autónomas la necesidad de garantizar la financiación de los servicios sociales comprometidos con el tercer sector, garantizando su sostenibilidad y el mantenimiento de puestos de trabajo.

Y al Gobierno solicitan que tengan en cuenta, en las medidas de protección social a familias vulnerables, a las familias con personas con discapacidad intelectual que necesiten servicio de apoyo para la atención en su domicilio, dado el cierre temporal de los centros en los que se les atendía.

ONCE

Por su parte, la ONCE, además de reclamar medidas que ayuden a paliar la situación de personas con discapacidad, pone en marcha en todos sus centros operativos equipos de atención básica formados por trabajadores sociales, psicólogos y responsables de voluntariado. También refuerza el servicio de atención a personas ciegas mayores de 55 que viven solas en sus domicilios. Harán un seguimiento de su situación y facilitarán cualquier tipo de apoyo que necesiten en estos momentos de aislamiento, como apoyo psicológico o para la adquisición de alimentos o medicinas.

 

 

Noticias recomendadas