En 10 años serán dependientes más de 2 millones de personas

 En Noticias, Nuestras Entidades

Según el Área de Estudios e Investigaciones Lares, el incremento demográfico de personas mayores, especialmente octogenarias, conllevará mayores tasas de dependencia y soledad, y una mayor demanda de prestaciones y servicios asociados a la necesidad de complementar la autonomía.

Este crecimiento supondrá al sistema de dependencia un 62.84% más de personas que a 31 de mayo de 2019 (última estadística de SISAAD). En la actualidad, están siendo atendidas, 1.076.531 personas, y un 1.331.251 personas son las que tienen derecho. En 2018 la inversión realizada por las administraciones, según los datos Lares, se cifra en poco más de 7.400 millones € netos, dato muy similar al gasto público certificado en 2017.

En varias ocasiones, desde Lares se ha advertido que el sistema de dependencia necesita una inversión inmediata del Estado de 3.000 millones y una global de las administraciones de 4.500 millones €. En 2018, se quedó sobre la mesa un incremento 100 millones en el nivel acordado, 415 en el mínimo y 315 para recuperar la seguridad social de unos 180.000 personas cuidadoras, según datos aportados por el director general del Imserso. En cualquier caso, algunas de estas asignaciones presupuestarias ya se están produciendo.

Sin duda, a juicio de Lares, estos crecimientos serían buena noticia, pero insuficientes. Mantener un compromiso de crecimiento de 830 millones euros durante diez años, llevará en el horizonte del 2030 a un déficit de financiación superior a los 1.300 millones euros, cantidad que conllevará la falta de atención de más de 125.000 personas, de las cuales 1 de cada 4 requerirán atención residencial.

Las estimaciones Lares del incremento presupuestario necesario en dependencia se basan en el coste neto de los actuales servicios y en la necesidad de incrementar muy sensiblemente el salario de los trabajadores y trabajadoras del sector de la dependencia. Juan I. Vela, Presidente Nacional de Lares, resalta que administraciones, políticos y proveedores de servicios viven en una zona de confort y auto complacencia. “Es un error mirar hacia otro lado y permitir con el silencio de todas y todos que el sistema siga creciendo y vendiendo las administraciones un modelo de 1a con servicios de 3a división”.

Noticias recomendadas