UNAD reclama en su asamblea una nueva normalidad que no deje a nadie atrás

 En Noticias, Nuestras Entidades
Luciano Poyato, presidente de UNAD

La red de Atención a las Adiciones, UNAD, celebra hoy su primera Asamblea  online, una reunión marcada por un contexto de enorme tensión debido a la pandemia, situación que está afectando gravemente al colectivo de personas con problemas de adicciones.

Desde la Red UNAD se están viviendo situaciones muy complicadas: “porque las personas que estaban en los márgenes de la sociedad son las que actualmente están en mayor riesgo” señala la organización.

A todo ello hay que sumar las demandas que ha recibido la entidad por problemas relacionados con el juego online, lo que muestra un significativo aumento de las llamadas adicciones sin sustancia.

UNAD señala que es urgente atender a una población que ya se encontraba en extrema vulnerabilidad antes del COVID-19. Parte de las personas usuarias que están recibiendo apoyo desde sus casas necesitan continuar sus tratamientos con garantías mientras que las que reciben atención residencial (en comunidades terapéuticas, viviendas o pisos) necesitan contar test PCR y Equipos de Protección Individual para prevenir contagios.

En una declaración institucional UNAD sostiene: “Seguimos necesitando test y equipos de protección individual para trabajar en condiciones seguras. Muchas de las personas atendidas ya tenían patologías previas, por lo que están en una situación de gran fragilidad y expuestas a contagios”.

En el ámbito penal y penitenciario, UNAD demanda a la Administración Penitenciaria y al sistema judicial que se prioricen los tratamientos y el derecho a la salud de las personas penadas y presas. Casi el 70% de la población penitenciaria tiene problemas de adicciones y una  salud muy frágil. “En la desescalada, creemos necesario seguir potenciando los cumplimientos de condenas en el hogar, con los controles oportunos, especialmente para aquellos perfiles de escasa peligrosidad” señalan.

UNAD, junto a otras organizaciones asesoras del Plan Nacional sobre el SIDA, se pone a disposición del Gobierno para colaborar en el desarrollo de recomendaciones para prevenir el VIH y otras ITG en la fase de desescalada para evitar que se apliquen medidas de carácter restrictivo, estigmatizante y punitivo que puedan aumentar las barreras sociales para las personas que viven con VIH.

La acción para paliar los efectos de la crisis en las personas con adicciones requiere una estrategia integral que vaya más allá de la intervención sanitaria. UNAD pide que se incorporen programas y presupuestos concretos, así como políticas de alojamiento que tengan en cuenta a esta población.

La Red UNAD se pone a disposición de las administraciones autonómicas y locales y del Plan Nacional sobre Drogas y reitera la voluntad de colaborar y garantizar la atención a miles de personas a las que no se debe olvidar en estos momentos.

 

 

Noticias recomendadas