Personas con discapacidad física exigen su autonomía personal

 En Noticias, Nuestras Entidades

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) ha exigido esta semana en el “Primer Congreso sobre el Derecho a la Autonomía Personal” la implicación de todos los agentes involucrados en la autonomía personal para que asuman sus respectivas responsabilidades, velen por el ejercicio de este derecho y cuenten siempre con las personas con discapacidad.

En el mismo congreso, se ha reclamado también impulsar el Marketing Social en conceptos como la autonomía personal, destacando que no solo atañe a la discapacidad, sino que nos interpela a todos y a todas ya que es algo a lo que nadie querrá renunciar. A lo largo de las dos jornadas, se han mostrado ejemplos de cómo este cambio cultural ya está empezando en las escuelas, con campañas de sensibilización y visibilización en distintos ámbitos como la accesibilidad y la inclusión.

Otra de las conclusiones del congreso es que se precisan alianzas y cooperación entre agentes implicados, diseñando y favoreciendo una estrategia conjunta en objetivos factibles aprovechando los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

El resto de conclusiones del “Primer Congreso sobre el Derecho a la Autonomía Personal” son:

 

  • Es necesario aplicar y exigir la aplicación de la Ley de Accesibilidad Universal, en viviendas – rehabilitación en particular-, espacios públicos, transporte y movilidad en general; y, para todo ello, concluye el comité científico del congreso, es imprescindible una dotación presupuestaria.
  • Hay que desarrollar la Asistencia Personal y reivindicar que forme parte de la cartera de los servicios de las administraciones públicas; que además se contemplen y regulen los aspectos laborales, tecnológicos, éticos, la regulación y la formación de profesionales.
  • Favorecer servicios personalizados con los recursos existentes teniendo en cuenta los modelos más avanzados de otros países. Pero siempre en función de las peculiaridades y la idiosincrasia de nuestra sociedad.
  • Considerar y gestionar la tecnología como herramienta al servicio de las personas. Es necesaria la formación en competencias digitales para todos y todas.
  • Hay que romper con las brechas tecnológicas a distintos niveles: individual, contexto (entornos rurales, brecha económica…) y en las administraciones públicas con el objetivo de que estas brechas desaparezcan mediante la equidad.
  • Sensibilizar a las empresas para que desarrollen tecnología bajo el paradigma del diseño universal y que este concepto se incorpore a los pliegos de condiciones de contratación de obras y servicios.
  • Los datos abren un nuevo horizonte. Estamos pasando de datos subjetivos -como las opiniones- a datos relacionados con el comportamiento. Esto genera YA nuevos retos a nivel ético, de regulación e incluso de diseño de bases de datos para no dejar fuera aspectos relevantes. Por ejemplo, datos relacionados con el día a día y las necesidades reales de las personas con discapacidad.
Noticias recomendadas