La AECC organiza talleres para afrontar el cáncer durante la Navidad

 En Eventos, Nuestras Entidades

La AECC ha organizado talleres en distintas ciudades del Estado para las personas afectadas por el cáncer, tanto pacientes como familiares, que se enfrentan por primera vez a la Navidad. Se trata de un período de celebraciones en familia donde la pérdida de un ser querido o el diagnóstico de la enfermedad puede afectar notablemente y para ayudar a todas las personas que estén en esta situación la AECC ha puesto en marcha una serie de actividades, en sus sedes, dirigidas a que las personas con cáncer y sus familias puedan afrontar este tiempo navideño.

Uno de los talleres, que se llevará a cabo en Gipuzkoa los días 16 y 18 de diciembre, está diseñado para que los familiares que hayan perdido a un ser querido a causa del cáncer puedan aprender a gestionar sus emociones y hacer frente a estas fechas navideñas. Por su parte, el que se organizará en Madrid el 20 de este mismo mes, tendrá por objeto ayudar a las personas que están afrontando el cáncer a sobrellevar las fiestas con consejos prácticos relacionados con la alimentación y la gestión emocional, la orientación sanitaria y sobre herramientas de comunicación y apoyo social.

La “silla vacía” en Navidad

Cada año, 169.887 personas pierden a un ser querido a causa del cáncer. Afrontar las Navidades con una “silla vacía” supone un dolor y estrés añadido a causa de las celebraciones familiares típicas de estas fechas. Sentimientos como tristeza, rabia, culpa o impotencia; sensación de vacío en el estómago, fatiga o alteraciones del apetito; pensamientos de negación y dificultades de atención y concentración son normales ante la pérdida de un ser querido. Todo esto se puede ver agravado en época de Navidad, ya que el entorno y los rituales navideños pueden acentuar la sensación de dolor por esta pérdida.

Tanto infancia como mayores pueden verse afectados en estas fechas, por lo que el taller de la sede provincial de la AECC en Gipuzkoa va orientado a ambos. Leire Jauregui, psicóloga de la Asociación en Donostia señala que “los más pequeños tampoco pueden quedar al margen del dolor que siente una familia por la pérdida de un ser querido. Aunque resulte doloroso y difícil, lo mismo que en su día hubo que informarles de lo sucedido, en estas fechas deberíamos animarlos a que expresen lo que sienten”. Se trata de interiorizar que la celebración de algo no es incompatible con sentir dolor, y que, aunque la sociedad exige superar los duelos en tiempo récord, cada cual necesita su tiempo, en función del tipo de pérdida, de las circunstancias en las que se produce la misma o del momento vital en el que se encuentra.

Noticias recomendadas