Artículo de opinión

Artículo de opinión: Invisibles por sistema

 En Entrevistas, Nuestras Entidades
Por Elisabeth Ortega Suárez, Comisión de Género y Adicciones de UNAD

Este año las organizaciones que trabajamos en la Red de Atención a las Adicciones, UNAD, queremos dedicar el 26 de junioDía Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, a las personas que sufren las adicciones. Ellas deberían ser las verdaderas protagonistas de la jornada, sin embargo, con tanta referencia a la lucha contra el narcotráfico, una vez más quedan fuera del foco y expulsadas del sistema.

Pero en un día como hoy, quien realmente necesita especial atención por parte de los medios son las mujeres con problemas de adicciones, ya que sus circunstancias y problemática es distinta a la de los hombres.

La realidad pone de manifiesto, que en el imaginario de esta sociedad, la visión de la mujer con problemas de adicciones se asocia con aspectos perniciosos, relacionados con el vicio, siendo constantemente penalizada por no cumplir con los roles que se esperan de ella.

Durante años, los recursos y la atención a las personas con problemas de adicciones se realizaba como un todo indistinto, marcado por una perspectiva masculina, sin contemplar las singularidades y particularidades de las mujeres con problemas de adicciones. Esta realidad se ha traducido en dificultades muy serias para ellas a la hora de acceder y permanecer en los tratamientos.

UNAD, considera fundamental abordar esta realidad en busca de soluciones y reivindicar la situación de las mujeres con problemas de adicciones, siendo conscientes como la sociedad las estigmatiza y excluye.

Por ello, desde UNAD consideramos que es imprescindible incluir la perspectiva de género en la intervención de las adiciones. Eso nos permite trabajar desde la equidad, fomentar estrategias que favorezcan la autonomía y el empoderamiento de las mujeres y en definitiva, ofrecer una nueva mirada que ayude a detectar valores, roles y creencias sexistas en nuestra sociedad. Además, la incorporación de la perspectiva de género en los programas debe incluir los elementos diferenciales necesarios para promover la igualdad y mejorar la calidad de asistencia que reciban las mujeres a lo largo de su tratamiento. Ese debe ser el objetivo. Desarrollar programas de atención e intervención que tenga en cuenta las condiciones vitales de las mujeres; sus emociones y necesidades.

Aplicar la perspectiva de género, nos permite conocer y contextualizar diversas violencias contra las mujeres. Por ejemplo, una realidad que refleja datos tan  funestos como que casi el 80% de las mujeres con problemas de adiciones, son o han sido víctimas de violencia de género. Estamos hablando de una situación silenciada que precisa de concienciación social, porque ellas necesitan, de una vez, recibir la misma protección y apoyo que reciben los hombres.

Desde la red UNAD, a través de la comisión de Género y Adicciones, luchamos a diario por visibilizar la realidad de las mujeres con problemas de adicciones. Trabajamos y defendemos la incorporación de la perspectiva de género y la especialización profesional en la atención que se les presta a las mujeres.

Propiciemos que por fin puedan tener una atención adecuada, que se adapte a sus especificidades, facilitando el acceso a los recursos, a los tratamientos y con una intervención integral en función de sus necesidades.

Noticias recomendadas