FOESSA dice que el 16 % de la población navarra está en exclusión

 En Noticias, Otras entidades

El Informe FOESSA sobre Exclusión y Desarrollo Social en Navarra que se ha presentado hoy en Pamplona es un relato del momento de incertidumbre en el que nos encontramos y una mirada a nuestra cohesión social para analizar cómo vivimos y reaccionamos ante la gran recesión, cómo estamos enfocando la salida y cuáles son las consecuencias de la crisis en la poscrisis.

La mirada de este VIII Informe pone su centro en explicar cuáles son las características del eje integración-exclusión social, características que van mucho más allá del tradicional modelo de análisis centrado en la pobreza monetaria y la privación material.

El Informe ha sido presentado por Ángel Iriarte, director de Cáritas Pamplona, y Guillermo Fernández, coordinador del VIII Informe FOESSA.

Estas son las principales constataciones del mismo.

Qué está sucediendo en Navarra

Hoy el número de personas en exclusión social en Navarra es de 103 mil, el 16 % de la población. Desde el 2013 a 2018 la exclusión social se ha reducido en un 9,6%, mientras que en el conjunto de España la caída ha sido del 27,8 %. La bonanza de la recuperación ha impactado con menor intensidad en las personas excluidas en el caso de Navarra, teniendo en cuenta que las cifras de exclusión son más moderadas.

Dentro de la exclusión social hay 38 mil personas en situación de exclusión social severa. Esta ha pasado de representar un 7,2 % de la población navarra en el año 2013 a un 5,8 % en el año 2018, una caída importante de casi el 20 %. Dentro de este grupo estarían las personas sobre las que también se ceba la pobreza severa. Este grupo se ha incrementado en estos últimos cinco años en un 42 %, representando el 3,4% de la población en Navarra.

Especialmente preocupante, dentro de las personas en exclusión severa, es un grupo de 14 mil personas que acumulan tal cantidad de dificultades que los denominamos la sociedad expulsada. Son personas preocupadas únicamente en poder sobrevivir en el día a día y a las que probablemente ya no lleguen ningún tipo de mecanismos de protección. Este grupo de personas, donde se acumula la exclusión más dura de la sociedad navarra, ha aumentado el 70 % en estos últimos cinco años.

Noticias recomendadas