Entrevista a Juan Hispán Alonso, voluntario en Apoyo Positivo

“El voluntariado me ha enseñado que vivir con VIH no es algo oscuro”

Juan Hispán Alonso es malagueño y tiene 23 años. A pesar de su corta edad, son muchas las vivencias por las que ha pasado. Comenzó su relación con Apoyo Postivo cuando superó el “duelo” de su diagnóstico como portador del VIH. Vio en la asociación una vía de escape, un lugar en el que no solo ayudarse a sí mismo, también contribuir a crear una sociedad basada en el respeto y la diversidad.

 En Entrevistas, PVE
Juan Hispán participando en Drag story telling
Por Talía Estévez

¿Cuál es la labor de Apoyo Positivo? 

Hacemos un poco de todo. Desde poner stands informativos de salud sexual, hacer las pruebas del VIH, programas de sensibilzación como los cuenta-cuentos Drag Queens… Hacemos también talleres y charlas en centros educativos. El objetivo en este sentido es hablar de sexualidad, de VIH, pero también de diversidad.

¿Qué información tiene actualmente la juventud sobre la Salud Sexual? ¿Es mayor a la que recibiste tú?

Las nuevas generaciones van a tener una evolución, sin duda. Cuando yo iba al instituto y al colegio, la educación sexual brillaba por su ausencia y cuando tenías la suerte de recibir alguna charla, el contenido era muy acotado y totalmente heteronormativo. Ahora estoy viendo poquito a poquito, el interés por que los jóvenes conozcan su no solo su sexualidad, también las claves de cómo poder disfrutarla, compartirla, saber qué riesgos hay, a dónde acudir en caso de duda, etc. El avance es visible, pero queda muchísimo por trabajar dentro y fuera de las aulas.

¿Qué rechazo existe actualmente sobre la diversidad sexual?

En estos momentos la teoría se sabe. La gente sabe que hay diversidad, pero a la hora de llevarlo a la práctica… eso ya es otra cosa. Por otro lado vemos a niños que desde muy pequeños se identifican como pansexuales, personas de género no binario o bisexuales. Que a una edad tan temprana lo tengan tan claro significa un logro enorme. Pero en lineas generales sigue habiendo mucho miedo y rechazo.

No hay nada como la educación para eliminar estigmas. Con las generaciones más jóvenes es más fácil, ¿qué pasa con las personas más mayores, cómo se consigue detener el rechazo?

La clave de todo yo creo que es el respeto. Mucha gente dice, “cómo le explicas a una persona de 70 u 80 años mi situación, cómo van a entenderme” y yo siempre digo lo mismo: No pido que nadie me entienda o me acepte. Solo necesito respeto. Hasta que no cale este mensaje en la sociedad, seguirá existiendo la violencia, el racismo, la homofobia…

Actualmente desde Apoyo Positivo y muchas otras organizaciones de VIH trabajan por la implantación de la denominada Prep, ¿Qué son y en qué situación estamos en España?

Se trata de un tratamiento preexposición que se toma para impedir la transmisión del VIH. Actualmente en España es ilegal, no existe cobertura sanitaria de ningún tipo que los ampare y por supuesto, también es ilegal la venta. Es el propio individuo que quiere tomarlo quien ha de comprarlo en el extranjero a través de internet.

¿Y cuál es el tratamiento si tienes VIH?

Se denomina atiretobiral y hay muchísima variedad de ellos que varían en función de las características de cada persona. Además del tratamiento es necesario realizarse analíticas cada seis meses e ir controlando la carga viral. Que en mi caso es indetectable. Esto quiere decir que los niveles virales son tan bajos que no es posible medirlos. En este punto, el virus no puede transmitirse, incluso si no se usa preservativo.

El VIH y el sida son grandes desconocidos y existe un estigma enorme en torno a ellos, ¿cómo sientes tú ese tabú en tu entorno?

Siempre hablamos de que el VIH es uno de los avances médicos más grandes de la historia pero a nivel social, es un auténtico fracaso. La clave para llevar o superar este estigma o rechazo está en cada persona, en su empoderamiento. Yo he vivido reacciones de todo tipo, desde la absoluta indiferencia hasta el asco y el rechazo.

Sigue habiendo mucho atraso, estigma y desinformación. Antes era una enfermedad que todo el mundo temía y ahora se ha llegado a una especie de balsa en la que es algo ambiguo.  Se conoce lo que era antes, pero no cuál es la situación en la actualidad por eso hay que trabajar mucho para eliminar esta desinformación porque la cosa ha cambiado mucho.

¿Qué acciones estáis llevando a cabo desde Apoyo Postivo para contribuir a erradicar el estigma?

Tenemos un proyecto muy interesante que se llama Drag story telling. Se trata de una acción en la que un Drag Queen se encarga de contar cuentos que hablan de la diversidad a los más pequeños. La idea es eliminar la imagen negativa que se tiene sobre los drags, además de hacer un trabajo muy importante de sensibilización. Este año lo estamos haciendo por primera vez en centros educativos y la respuesta está siendo maravillosa.

Aparte de este y otros proyectos informativos, se ha puesto en marcha una webserie que se llama INDETECTABLES. En ella participan muchas caras conocidas y a través de un formato tan atractivo, se le da mucha visibilidad no solo al VIH, también a otras enfermedades de transmisión sexual.

Hablando de enfermedades de transmisión sexual, ha habido en los últimos años un repunte de transmisiones entre las personas más jóvenes. ¿Qué crees que es lo que falla ahora que se supone que hay más información?

El problema es el tabú con el que se sigue hablando de las relaciones sexuales. No se entiende que personas con 12 y 13 años pueda y quiera tener relaciones. La única opción válida que ven muchas personas para proteger la salud sexual, aunque realmente no la estén protegiendo es la castidad, promover el mensaje de esto no se hace, no se toca.

Tenemos ese miedo al sexo que al final lo que hacemos es desprotegernos. Y yo digo, qué mejor que educar e informar para que todo el mundo conozca los medios que hay para evitar los riesgos.

¿Qué ha supuesto para ti el voluntariado en Apoyo Positivo?

El voluntariado me ha hecho ver que vivir con VIH no es algo oscuro, triste o solitario. Es una herramienta de cambio con la que hacer muchas cosas bonitas. Me llevo mucha confianza y conocimiento, es un ejercicio de dar y recibir. Para mí esto es más que un voluntariado, para mía Apoyo Positivo es activismo.

Apoyo Positivo forma parte de CESIDA (Coordonadora Estatal de VIH y sida)

Noticias recomendadas