Entrevista a Francisco López y Segarra, presidente de la Asociación PATIM

“El juego está dejando en segundo plano a todas las adicciones”

Francisco López y Segarra lidera desde hace años la Asociación PATIM, el referente de la atención a las adicciones en la Comunidad Valenciana. Se hizo voluntario a los 12 años y luego siguió con muchas más cosas. Sociólogo, criminólogo, profesor en la Universidad y un amante de la restauración -tanto artística como gastronómica- que presume de tener una rara costumbre: incluir en cada viaje “una visita por la cárcel… para poder comparar”.

 En Entrevistas, PVE

Colecciona ediciones de El Quijote, en idiomas que no conoce pero, curiosidades aparte, el presidente de PATIM es ante todo un vocero de la justicia que no se casa con nadie ni se corta ante el poder. Esa voz rebelde acaba de instar al Gobierno a que prohíba la publicidad sobre el juego en España, lo mismo que ya se hace con el tabaco o el alcohol. Según López y Segarra el auge imparable del juego está causando graves problemas sociales. Pronto, podría ser una especie de pandemia que se lleve por delante todo lo que pille. Menores y adolescentes, ya son sus primeras víctimas.

Recientemente su organización ha pedido al Gobierno que prohíba la publicidad del juego en medios, ¿qué les ha llevado a tomar esta determinación?

Han sido varias razones. Por un lado, el incremento notable de las personas atendidas por juego en nuestros centros en los últimos años. Por otro, nuestro compromiso y conciencia social, como entidad cuyo fin es la prevención, el tratamiento y la reinserción de las personas con adicciones. Aparte, nos sentimos en la obligación de levantar la voz ante una publicidad sin control que utiliza unas fórmulas tan agresivas. Esa estrategia supera los límites que consideramos éticos y es una de las principales demandas que nos trasladan las personas que atendemos. Existe un marco legal, la Ley del Juego, pero es necesario hacerla efectiva en todas sus dimensiones. El juego genera importantes beneficios económicos y ese es un factor que supone una presión añadida para tomar determinadas decisiones. Por eso, nos congratulamos cuando escuchamos que Autocontrol ha decidido sancionar el anuncio de una conocida casa de apuestas deportivas en el que participaba un popular presentador de programas de televisión. Queda mucho trabajo por delante y en gran medida les corresponde a quienes elegimos como nuestros representantes políticos, dar un paso adelante para hacer que se cumpla la legislación.

¿Qué han observado en su organización entre las personas atendidas por adicción al juego?

Que su número no para de aumentar. El juego online está rompiendo los perfiles tradicionales y reclama cada día mayor atención. Además, la población es más joven. Por otro lado, existe una estigmatización por cuestión de género que provoca un retraso en la incorporación de las mujeres al tratamiento. Esta realidad, está invisibilizada y tenemos que trabajar para aportar soluciones tanto desde las entidades sociales como por parte de las distintas administraciones implicadas.

¿Realmente la actual situación es comparable al problema de la heroína en los 80?

En algunos aspectos sí. El juego está quebrando todos los esquemas. Desde hace años advertimos que está alcanzando un protagonismo que deja en un segundo plano a casi todas las adicciones con sustancia. Y los jóvenes entran si darse cuenta en una peligrosa espiral teniendo la falsa sensación de que controlan lo que hacen. Ante este contexto, las primeras respuestas las estamos ofreciendo las entidades que integramos la sociedad civil organizada: adictólogos, padres y madres, colectivos vecinales, etc. Volvemos a salir a la calle demandando una atención integral con un enfoque biopsicosocial centrado en la persona. Quizás también es como volver a los ochenta, en la necesidad de estar más unidos que nunca, en la importancia de contar con plataformas como UNAD que aúnen el conocimiento como base para la prevención y la intervención desde un marco teórico y práctico. Nos faltan datos más precisos para analizar sus consecuencias con precisión pero pienso que las políticas en adicciones deben diseñarse desde la base, con quienes atendemos todos los días. El juego amenaza con asumir el relevo de la heroína, la cocaína, el cannabis o el alcohol y convertirse en la gran adicción del siglo XXI.

¿Cómo valora la proliferación de casinos en casi todos los ciudades y barrios del Estado?

Las operadoras del juego siguen aprovechándose de la vulnerabilidad de distintas zonas para implantar sus negocios con la máxima rentabilidad económica. Y se comportan de una forma despiadada. Hay barrios que se están convirtiendo en grandes casas de apuestas.

¿Y qué le parece que figuras de reconocido prestigio de mundo del deporte o del periodismo sean imagen de marca de casas apuestas?

Es intolerable ese manejo de la imagen y también que se presten a ello personas a las que se les presupone que tienen unos valores y que transmiten actitudes saludables en los espacios donde son referencia. Es una publicidad que incita y motiva al juego, es evidente que está enfocada a una respuesta rápida, fácil, accesible y es atractiva porque detrás hay personajes famosos que ‘blanquean’ sus efectos. No se advierte del riesgo real. Al ver esta publicidad, las personas con un problema con el juego pueden tener ganas de jugar, pueden suponer un incentivo que en nada ayuda a superar la crítica situación que atraviesan ellos, ellas y sus familias. Además, lo que es todavía más flagrante es que en muchos casos estos juegos ofrezcan bonos de bienvenida, que te regalen dinero para poder jugar las primeras partidas. La capacidad adictiva del juego está íntimamente ligada con la rapidez con la que se obtiene la “recompensa” o el resultado de la apuesta, por ello, son especialmente peligrosos los denominados juegos de respuesta rápida que, por desgracia, son muy frecuentes y los promueven diferentes organizaciones y operadoras.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes de una persona con adicción al juego?

No es del todo correcto hablar de una sintomatología generalizada, dado que según el individuo, el comportamiento y el juego van a variar las respuestas. Pero algo evidente, al igual que ocurre con las adicciones con sustancia, su impacto negativo afecta de forma directa a la familia. Nos deberíamos preocupar de trabajar este aspecto como un enfoque prioritario en cualquier centro.

¿Son diferentes estos efectos entre menores y adolescentes?

El tema de las apuestas se ha desbordado entre la gente joven. Se han equivocado, mejor dicho, nos hemos equivocado, porque hemos generado pequeños profesionales de las apuestas que se creen capaces de ganar a la suerte. El problema con los menores no deja de sorprender. Los jóvenes con 14 o 15 años, incluso antes, ya hacen alguna apuesta deportiva. Se buscan las estrategias para poder superar los controles. Nos hemos dedicado a enseñarles que el deporte es importante en una vida sana. Pero sin darnos cuenta, en algunos momentos hemos perdido de vista que la tecnología está superando todas las barreras y que les dejamos mucho tiempo “a solas” con el móvil, ordenador o tablet en sus manos. Educar supone muchas veces poner barreras, hacer que entiendan el sentido que tienen estas normas para la convivencia, ayudarles a construir espacios de ocio saludables y compartirlos junto a ellos tiempo de calidad.

¿Cuál es el perfil de las personas atendidas por Patim (en estos casos) y de qué manera las ayudan?

Se trata de un hombre, de unos 35 años, aunque esta franja de edad está bajando cada año, de nacionalidad española, casado, con estudios secundarios completos, que trabaja y acude a tratamiento para abordar una adicción relacionada con las máquinas tragaperras y el juego on line. La mujer es minoritaria, apenas representa el 20% del total de casos atendidos, son entre siete y diez años más mayores que los hombres, y su problemática está vinculada con el bingo.

El trabajo que realizamos es muy similar al tratamiento que reciben las personas con problemas de adicciones tóxicas, aunque cada caso requiere de una intervención y planificación individualizada.

Noticias recomendadas