Cáritas invierte 387 millones para apoyar a personas vulnerables

 En Noticias, Nuestras Entidades

La Confederación Cáritas apoyó en 2020 a 2.856.986 personas (2,4 millones en 2019). De ellas, 1.769.799 dentro de España y 1.087.187 participantes en Cooperación internacional.

La gran mayoría de las personas atendidas en España lo fueron a través de los programas de Acogida y asistencia (1.425.991 personas). Les siguen los proyectos de Familia, infancia y juventud, donde prestaron apoyo a 88.740 personas; Economía solidaria, con atención a 79.359 personas; Personas sin hogar (43.899); Personas inmigrantes, (42.411); Mayores (17.748) y Mujer (9.560).

Del total de personas acompañadas en 2020 en España, aproximadamente medio millón acudieron a la entidad por primera vez o después de mucho tiempo. «Ya en marzo lo estimábamos y ahora confirmamos que aproximadamente 500.000 personas han sido nuevas. Esto significa que han venido por primera vez a Cáritas o llevaban mucho tiempo sin venir», ha precisado el coordinador del Equipo de Estudios de Cáritas, Raúl Flores.

Así se recoge en la Memoria de Cáritas 2020, presentada esta semana en rueda de prensa por Manuel Bretón, presidente de Cáritas Española; Natalia Peiro, secretaria general; y Raúl Flores, coordinador de Estudios.

Inversión

Y ese apoyo a las personas más vulnerables llegó por la inversión de 386.7 millones de euros en sus diferentes recursos y proyectos dentro de España y en acciones de cooperación internacional en terceros países, según señaló Natalia Peiro. 

Son unos 50 millones más que en 2019, y ha sido posible gracias al apoyo de miles de personas socias, donantes y colaboradores privados, que han aportado más de 273 millones. Destaca también el esfuerzo de las distintas Administraciones públicas durante la pandemia: 113.5 millones de euros.

Esta procedencia de los recursos económicos de Cáritas mantiene la misma tendencia de los años precedentes: entre un 70-71% son fondos privados y un 29-30  subvenciones públicas.

Los apartados que han exigido mayor esfuerzo financiero durante 2020 están estrechamente relacionados con los focos de emergencia social. Así, en los programas de Acogida y asistencia se invirtieron 92.4 millones de euros, seguidos, de los capítulos de Economía solidaria (empleo, economía social y comercio justo, 85.6 millones). Mayores (36.2 millones), Personas en situación de sin hogar (35.3 millones). Y en Salud (drogodependencia, VIH-sida, apoyo psicológico y salud mental, 11.8 millones), por citar los más destacados.

Mención especial merece el apartado de los proyectos y estrategias en Cooperación internacional, a las que en 2020 se destinaron más de 19 millones de euros.

Informe y memoria

Los graves efectos sociales de la pandemia causada por el coronavirus en las personas más vulnerables queda reflejada en los datos recogidos en la Memoria anual 2020 de Cáritas Española así como en el informe elaborado a partir de datos de las personas acompañadas por las 70 Cáritas Diocesanas de toda España: Del tsunami al mar de fondo: salud mental y protección social”, de los responsables del Observatorio de la Realidad Social (ORS) de Cáritas.

os apartados que han exigido mayor esfuerzo financiero durante 2020 están estrechamente relacionados con los focos de emergencia social donde nuestra Confederación ha tenido que marcar las prioridades marcadas por la pandemia. Así, en los programas de Acogida y asistencia se invirtieron 92.4 millones de euros, seguidos, de los capítulos de Economía solidaria (empleo, economía social y comercio justo, 85.6 millones), Mayores (36.2 millones), Personas en situación de sin hogar (35.3 millones) y Salud (drogodependencia, VIH-sida, apoyo psicológico y salud mental, 11.8 millones), por citar los más destacados.

Voluntariado

La Memoria recoge también los datos de quienes están detrás de toda esta actividad, sostenida gracias a 81.182 personas voluntarias y a 5.324 trabajadores contratados.

En palabras de la secretaria general, “la pandemia ha situado a Cáritas ante un reto desconocido, al que hemos respondido con una flexibilidad y creatividad enormes. Esta crisis nos ha obligado a reinventarnos, a repensar nuestras actuaciones, acogida y acompañamiento para asegurar procesos integrales. Centrados en las personas y en el acceso a sus derechos, a través de una diversidad de proyectos. Desde recursos residenciales, centros de día, ayuda a domicilio a trabajo de calle, grupos de autoayuda o procesos de animación comunitaria, entre otros”.

El presidente de Cáritas Española, Manuel Bretón, ha invitado a la ciudadanía a «ser más pueblo». Y ha dado las gracias porque a pesar del «dolor y las dificultades» provocadas por la pandemia, «esta crisis ha sacado lo mejor de las personas y ha fortalecido la sociedad». En todo caso, ha advertido de que esto «aún no ha acabado» y por ello, ha subrayado que siguen necesitando ayuda.

 

 

Compartir:
Noticias recomendadas