Entrevista a Jorge Bolaños, presidente de Dragones de Lavapiés

“La diversidad es la mayor riqueza que tenemos en Dragones”

Jorge Bolaños es el presidente de Dragones de Lavapiés, un club de fútbol sin ánimo de lucro en el que abundan las niñas y conviven adolescentes junto a mayores con historias y orígenes muy diferentes. Además de presidente, Jorge es muchas otras cosas: padre de dos hijos, canario, apasionado, ciego… Si hay algo que le caracteriza es su ilusión y orgullo por lo que hace; por lo que junto a otros padres y madres del barrio ha conquistado. Jorge es un hombre de valores. Sólo hace falta hablar con él para descubrir la sed de nuevos retos que permitan a sus Dragones hacerse con el trono de la igualdad y la no discriminación.

 

 En Entrevistas, PVE
Por Talía Estévez

¿Cómo nació Dragones?

Iniciamos la andadura del club de fútbol infantil y juvenil Dragones en 2014. Éramos unas familias del barrio que nos conocíamos de los colegios de la zona y que íbamos con nuestros hijos al Parque del Casino de la Reina y decidimos involucrarnos en el movimiento vecinal del barrio desde el ámbito deportivo, ya que anteriormente no había ninguna iniciativa.

Nacimos con la idea de convertir Dragones en un club de fútbol hierba. Llamábamos al ayuntamiento y a asociaciones de vecino pero al principio todo eran noes, porque no teníamos infraestructuras para jugar ni entrenar. Lo que para otros era una piedra en el camino, para nosotros fue un desafío y una forma de tirar para adelante con el proyecto. Con el tiempo, hemos conseguido arañar más horas de entrenamiento en hierba en Retiro. Y con los más pequeños entrenamos en canchas de fútbol sala. En los últimos meses, hemos comenzado a jugar en el recién inaugurado campito del Paseo de Embajadoras. Esta instalación representa la transformación de los espacios públicos impulsada por el movimiento vecinal, porque antes era una escombrera y ahora es un lugar en el que siempre hay familias y niños jugando. Tiene un valor especialmente simbólico para Dragones

¿Qué convierte a Lavapiés en una zona de Madrid tan única?

Lavapiés es un barrio con una población migrante muy alta en el que la convivencia es protagonista. Para mí la característica que lo define es que es un barrio muy vivo. Hay otras zonas con la misma o mayor población migrante y están desangelados. Aquí no, en Lavapiés hay muchísima vida en la calle y a mí eso me parece, junto a la diversidad que tenemos, lo que hace que sea tan acogedor.

¿Por qué Dragones? ¿Cómo elegisteis el nombre?

Se les ocurrió a los niños. Y nos gustó la idea porque el Dragón es un elemento común a muchas culturas. Y nos pareció que englobaba nuestra idea de interculturalidad y diversidad. Y por otro lado, es muy evocador, transmite fuerza.

¿Qué presencia tienen las niñas en vuestro club? ¿Están proliferando los equipos mixtos?

Cada vez las niñas están más interesadas en jugar y participar y ya es una realidad: los grupos mixtos se están consolidando. De los 12 equipos que tenemos, hay chicas en siete y dos de ellos son únicamente femeninos. Esto es algo que no sucedía hace tres, cuatro años y es una buenísima noticia. Es cierto que siguen siendo pocas y es difícil porque sigue existiendo ese estigma: cuando una niña falla se le critica más, sigue habiendo rechazo. Y lo que es peor, ese rechazo en muchísimas ocasiones, por no decir la mayoría, proviene de los padres y madres.

En relación al fútbol femenino, hace tan solo unos meses nació el equipo de madres de Dragones en el que se han juntado cerca de 30. Han arrancado con mucha fuerza y esperamos que a partir de septiembre/octubre se inscribirán en la liga.

¿Cómo conviven con la interculturalidad los niños y niñas del club?

Para los chicos esta situación de diversidad está bastante normalizada y no solo eso sino que, la valoran y aprenden de ella. La diversidad es la mayor riqueza que tenemos y contrarresta la falta de medios e infraestructuras. Tratamos de disfrutar de ella y aprender cada día, porque es realmente enriquecedora. Para mí, convivir con tantas personas distintas es lo mejor que me ha pasado.

En este momento en el que están expandiéndose los discursos del odio, ¿cómo incide el racismo en Dragones?

Antes de empezar en Dragones yo no era consciente de cuánto racismo hay, es algo que me ha sorprendido mucho. Existe incluso el racismo institucional, hemos tenido problemas de rechazo por ser diferentes. Tuvimos una experiencia con un árbitro que ejemplifica muy bien la situación: tras varios partidos en el que tuvimos incidentes por el tema racial, hubo un día que anotó en las actas que habíamos quedado 6-6 cuando habíamos ganado 7-6. En ese punto, nos pusimos a investigar y vimos en sus redes sociales un discurso muy racista y tras lucharlo, conseguimos que no pitara más en el distrito de retiro en el que competimos.

¿Es habitual recibir un trato discriminatorio?

Suele ser habitual, no solo con árbitros, también con los padres que van a los partidos que nos acusan de hacer trampas si ganamos partidos. Es curioso el hecho de que si alguno de nuestros chavales tiene una reacción brusca siempre se toma nota, mientras que si durante el partido se oye un “negro de mierda” u otros insultos racistas, da la casualidad de que el árbitro nunca lo oye.

¿Y cómo trabajáis esto con los niños y niñas?

De cara a ellos intentamos quitar la etiqueta y el discurso de víctima. Les transmitimos que hay que aprender a llevar estas situaciones y tratar de que no les afecte. Y por supuesto, les invitamos siempre a defender sus derechos como personas. Eso sí, después nos damos de tortas con el ayuntamiento o con quien sea para denunciar las situaciones discriminatorias. Pero el mensaje que tratamos de transmitirles a ellos es que hay que ser fuerte y hay que defenderse con educación y con la razón.

Además del fútbol, ¿qué otros proyectos promovéis para mejorar la vida de los niños y jóvenes del barrio?

Desde el comienzo hemos trabajado contra el ausentismo en las aulas. Hay que tener en cuenta que en este barrio hay un índice de fracaso escolar altísimo, sobre todo en adolescentes afrodescendientes. En muchas ocasiones víctimas del sistema de institutos públicos que permiten la segregación.

Queremos mejorar esta situación, por eso con los recursos que tenemos tratamos de impulsar clases de refuerzo de inglés, matemáticas, lengua… También estamos impulsando el acceso al empleo para los chavales que terminan su etapa en competición con 18 años, les invitamos, si quieren, a quedarse en Dragones como entrenadores no solo por mejorar su futuro, sino para mantener vivo el sentimiento de comunidad y perpetuar la idea de dar y recibir entre la vecindad.

¿Qué pasa con los jóvenes afrodescendientes cuando salen de los equipos y colegios? ¿Consiguen un futuro próspero?

La verdad es que está complicado. Muchos de los jóvenes que empezaron el primer año con nosotros están ahora trapicheando o metidos en bandas. Hay otros que trabajan en los negocios familiares… va de forma muy lenta, pero creo que se está mejorando ese futuro al menos es nuestra idea y deseo. Por eso queremos trabajar más en esas edades, impulsar su valía y motivarles. Pero es muy difícil, porque si creces apartado y discriminado, conseguir la fuerza y la voluntad buscar un oficio con el salir adelante, no es fácil.

¿Qué papel ocupa el voluntariado en Dragones?

Hemos hecho un convenio con la Universidad de Alcalá de Henares. Somos pocas personas, sobre todo en la gestión, para todo lo que tenemos que hacer para sacar adelante el club. Y es por ello que necesitamos personas voluntarias que quieran participar. Queremos potenciar el voluntariado, dar clases de inglés, refuerzos de matemáticas, personas que acompañen a los niños a los partidos. Cuanto más voluntariado tengamos, más cosas que podemos hacer. También sirven de referente a los chicos para que conozcan la importancia del voluntariado y la implicación social.

Si tuvierais que destacar los valores que trabaja el club, ¿cuáles serían?

No creemos que haya que inculcar los valores porque no lo vemos posible ni nuestra función. Lo que sí hacemos es ponerlos en práctica: la convivencia y la solidaridad.

Noticias recomendadas