‘El 8 de marzo sigue siendo necesario’

 En Opinión, PVE
MIREN ZAITEGUI URMENETA, periodista

Los Días Internacionales son una especie de etiqueta que se pone a las situaciones injustas para que dejen de serlo, o al menos inicien ese camino transformador. Ya hace tiempo que en España se ha normalizado el Día de la Mujer, superando esos primeros momentos en los que la desvergüenza incitaba a reclamar una jornada similar para los hombres, obviando muertes y episodios de violencia que certifican la realidad de las diferencias entre sexos.

Así que hemos avanzado en el camino a la consideración de estas lacras que impone el machismo, por mucho que aún quede por enmendar y otro tanto por cambiar de forma radical hasta lograr el trato igualitario entre hombres y mujeres. Sigue siendo, por tanto, necesario el recuerdo de un día al año para afrontar esa injusticia. El creciente apoyo a las manifestaciones de esa jornada en las capitales del país, así como el respaldo a sus reivindicaciones expresadas en ellas han confirmado tanto el convencimiento respecto a un problema social que nos afecta y en menor proporción la puesta en marcha de medidas legales para solventarlo.

El carácter reivindicativo de la jornada tiene, además, un ingrediente sociológico que no debemos menospreciar. Porque al albur de las concentraciones y la presencia continuada de miles de manifestantes en las calles de las ciudades cada 8 de marzo gritando, cantando y haciendo patente esta injusticia ha habido un progresivo apoyo de los sectores más jóvenes de la población a esta reclamación. Quienes hemos acudido con regularidad a estos actos reivindicativos hemos confirmado con satisfacción cómo ha ido en aumento la presencia activa de adolescentes y veinteañeros en los mismos. ¡Albricias!

En el camino de la conquista de mejoras sociales -especialmente en lo relativo a la igualdad- no es baladí este paulatino cambio que habla del avance en la concienciación social de un problema que interfiere de manera directa en la convivencia.

El hecho de que en este año 2021 no vayan a celebrarse las reuniones multitudinarias en las calles debido a la pandemia no debe desanimar a quienes defendemos con convicción la igualdad entre los sexos y denunciamos el injusto trato del que somos objeto las mujeres, es decir, más de la mitad de la población del país.

¡Feliz 8 de marzo!

 

Las opiniones vertidas en los artículos de opinión de El Periódico del Voluntariado corresponden a los autores y autoras de los textos.

Compartir:
Noticias recomendadas