Noticias del Tercer Sector

- Nuestras entidades

Rocío Villalba, voluntaria con personas con parálisis cerebral

"Cuando una da, recibe el doble"

Mente sana en cuerpo sano, decían los griegos, sin embargo, hay quienes piensan que estimulando el cuerpo es posible fomentar el desarrollo emocional, intelectual y social. Esto es lo que busca Rocio Villalba una voluntaria malagueña que llega cargada de música y movimiento a impartir alegría a jóvenes con parálisis cerebral, quienes encuentran en la expresión corporal una oportunidad para renovarse.

Imprimir noticia

¿Cómo empezaste en el voluntariado?

Hace unos años yo trabajaba dando clase de danza y teatro a niños y conocí a una amiga que era voluntaria en el Hospital Materno y en la Liga Contra el Cáncer y me ha comentado que lo que hacían allí con los niños era crear espacios que les permitiera disfrutar de su niñez. Entonces me propuso hacer algo y como a mí me gusta mucho la música y bailar pues me vincule de esa manera. Les ponía música y montaba un baile, los que podían se movían y los que no, pues no paraban de reír. Allí dure un tiempo y por temas laborales no pude seguir, pero no quería dejar de ser voluntaria así que busqué a Cocemfe y me propusieron hacer talleres de expresión corporal en un Colegio de educación especial. Voy los viernes por la mañana.

 ¿Qué te motivó a elegir colaborar con Cocemfe?

Me gusta trabajar con ellos porque mi experiencia me ha enseñado que las capacidades que estas personas tienen se pueden prolongar en el tiempo. Es como darles una pildorita de alegría a nivel emocional, por que se trabaja el cuerpo físico a través de la danza y la música, pero eso repercute en la mente y en las emociones, entonces hace que los chicos y las chicas se relajen mucho y puedan mover mejor su cuerpo.

Lo que me motiva es ver como entran y como salen de una sesión, no son los mismos tienen una transformación no solo por el trabajo profesional, obviamente, el taller es un extra que siempre va a repercutir a nivel emocional de manera positiva.

¿Era lo que esperabas?

Es mejor, estoy muy contenta de ser voluntaria. Mis expectativas han sido siempre que cuando me vaya, los chicos y chicas estén mejor y eso normalmente se cumple. El espacio que comparto sirve para que vuelvan a la infancia.  Cada viernes, para mí es una alegría estar allí.

Cuéntanos algo de tu tarea…

Bueno las actividades están adaptadas para chicos y chicas con edades entre 16 a 21 años, con parálisis cerebral. Trabajamos la atención, la concentración y el movimiento del cuerpo. Los monitores y monitoras apoyan muchísimo la sesión por que participen activamente, ayudan a que hagan sus movimientos al máximo para conseguir que relajen el cuerpo, sobre todo la cabeza y además para que conecten con que ese espacio es para pasarlo bien y disfrutar.

Es impresionante como bailan en sus sillas, como el cuerpo se les mueve solo. Con la música a todo volumen es imposible que se queden quietos.

¿Qué es lo que más te gusta?

Lo que más me gusta de ser voluntaria es ver las caras de los chicos y chicas cuando entran al taller. Porque las primeras veces era como,  ¿hoy qué vamos a hacer? Ahora me ven y directamente entran bailando en la silla de ruedas.

¿Y lo que menos?

Que se me pasa el tiempo muy rápido.

¿Puedes contarnos alguna experiencia que hayas tenido haciendo voluntariado especialmente interesante, enriquecedora...?

Mira a veces se me saltan las lagrimas de alegría y esta es una de ellas, una vez cuando era voluntaria en el Materno había una niña ingresada que estaba en un proceso medico, me gustaban mucho los instrumentos y siempre llevaba un tamborcito o un triangulo , esa niña respondía muy bien a los estímulos del ritmo y de la música, así que conectábamos muy rápido, era una fiesta. Terminé mi voluntariado allí y me incorpore a Cocemfe. En la primera sesión estaban todos allí en sillas de ruedas y sólo había una niña con problemas de movilidad pero estaba parada, bailando…  Cuál es mi sorpresa cuando se da la vuelta y era la misma niña del hospital. Ese día se me saltaron las lágrimas.

¿Qué crees que se puede mejorar en el voluntariado de tu organización?

Yo considero que el voluntariado en COCEMFE está muy bien, tengo buena comunicación con la entidad y mucha disposición de su parte en cuanto a flexibilidad en horario y tiempo. Así que estoy muy contenta.

¿Qué les dirías a las personas para que se animen a hacer voluntariado?

Que lo prueben, que no van a perder nada, al contrario van a ganar muchísimo, por que cuando uno da recibe el doble y cuando das de corazón mucho más. 

Buscador de noticias

buscar

C/ Tribulete nº 18, local. 28012 Madrid
Tel: 91.541.14.66
correo-e:

Subvencionado por:

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad X-solidaria