“Me ha impresionado el enorme talento que hay entre rejas”

 En Archivo, Entrevistas, PVE

¿Por qué una prisión para hacer voluntariado?

No había tenido relación con el ámbito penitenciario, y entre las diferentes ONG que tantee para hacer mi voluntariado me convenció la idea de ayudar a personas que han perdido su libertad, me informé y me di cuenta de que es un entorno en el que nuestra ayuda es muy necesaria. Son personas que en algún momento recuperarán la libertad y la pregunta es, ¿cómo queremos que vuelvan?

¿Cómo se desarrolla tu labor?

Cada viernes voy con mis compañeros de Horizontes Abiertos a la Prisión Madrid VI de Aranjuez, a uno de los módulos de respeto de hombres. Allí organizamos un foro de debate: se trata de un tiempo de intercambio de opiniones en el que los participantes exponen temas y argumentan a favor o en contra. Les facilitamos las herramientas para estructurar su pensamiento, dialogar, conversar con rigor y que todo ello les permita tomar las decisiones correctas.

Actualmente está muy vigente el debate sobre la prisión permanente revisable… con tu experiencia en el ámbito ¿crees realmente que el sistema penitenciario está destinado a la reinserción?

Existe una gran arbitrariedad por parte del sistema que en la mayoría de las ocasiones apenas deja espacio para el desarrollo y la esperanza de las personas. Considero que con unos medios razonables se podrían hacer muchas cosas, para que la reinserción fuese, en la medida de lo posible, una realidad. Nadie se pasa toda la vida en la cárcel, los internos vuelven a la calle y es nuestra responsabilidad que no vuelvan a delinquir, pero está pasando, así que como sociedad está claro que algo no estamos haciendo bien.

Vuestra labor como agentes de pensamiento, es un ingrediente muy valioso para la reinserción de los internos…

Ese es el objetivo, es una tarea difícil pero estamos ahí. Si conseguimos que 1 de cada 20 de los presos con los que estamos utilice su experiencia en el taller de debate en la próxima ‘encrucijada’ en la que le ponga la vida, ya hemos logrado el éxito.

¿De qué forma ha cambiado tu perspectiva sobre las prisiones desde que haces este voluntariado?

Ha sido y es una experiencia muy satisfactoria para mí, es cierto que si no has tenido ningún contacto con este entorno tan particular, construimos una serie de estereotipos que al pisar la cárcel se modifican. Personalmente me ha impresionado el enorme talento que hay entre rejas, personas que poseen capacidades extraordinarias y por nacer o convivir en el entorno equivocado han acabado allí. Es cierto que hay muchos prejuicios sobre las relaciones entre los internos, pero todos estos tópicos que vemos en la ficción dependen mucho de los módulos; no es lo mismo aislamiento que los módulos de respeto, que es donde trabaja ‘Horizontes abiertos’, todo ello no quita la enorme complejidad que tiene un lugar así y las personas que lo habitan.  

¿Cómo es la población reclusa con la que has tenido contacto?

Tenemos un grupo bastante estable que ronda los ocho o diez presos, en él hay casos diferentes. Es cierto que salvo casos concretos de confianza en los que se sueltan a hablar, habitualmente los internos no suele contar qué les ha llevado a prisión. Hay de todo, desde personas que cumplen larguísimas condenas por delitos de tráfico de sustancias o robos hasta quienes llevan a cuestas delitos más complicados. Si hay algo que les convierte en semejantes es la marca indeleble que deja la pérdida de libertad en su personalidad.

Y a nivel personal, ¿con qué te quedas de estos talleres de debate?

Me quedo la toma de conciencia de lo que significa la privación de libertad que para mí ha sido muy impactante y la capacidad de ofrecerle un futuro a esas personas que en un momento dado lo han hecho mal. Socialmente no existe el debate sobre el preso, son personas ausentes, han hecho algo mal y pagan por ello, nadie se replantea cómo es su situación. Muchas veces oímos eso de “en la cárcel se vive estupendamente” pero hasta que no eres testigo de esa rutina permanente en la que todos los días son exactamente iguales, uno tras otro, no eres consciente de lo necesaria que es la libertad.

¿Qué papel juegan las entidades sociales en la cultura penitenciaria de España?

Hay un número enorme de entidades que participan en este ámbito, es gracias a ellas por lo que pueden cumplirse muchos de los procesos establecidos en el reglamento penitenciario; sin su labor se crearía un verdadero problema y creo que sería muy positivo su reconocimiento a nivel social.

Últimas Noticias