“Las necesidades de las mujeres con adicciones no son especiales, son diferentes”

 En Archivo, Entrevistas, PVE

¿Qué es Buenos Amigos?

Buenos amigos actualmente y desde 2003 es un centro terapéutico asistencial para personas con problemas de adicciones. Este proyecto nació de una asociación muy pequeña en Mieres, Asturias, dedicado a la asistencia a personas con adicciones. Tras un tiempo de trabajo observamos que se incrementaron los casos que llegaban y sus tipologías eran distintas: alcohol, drogas, juego… En ese punto comprendimos  que había que darle un giro a nuestra actividad y así creamos el centro de día.

¿Qué hacéis en Buenos Amigos?

La verdad es que en este tiempo hemos cambiado completamente, desde el tamaño y dimensiones de nuestro trabajo hasta el método de actuación; hemos ido incorporando los servicios y recursos que la sociedad asturiana ha ido demandando. A nuestra programación se han ido incorporando tratamientos ambulatorios, atención a familias y diversos programas específicos, como el que venimos desarrollando para mujeres.

¿Vuestro crecimiento se debe al incremento del consumo de sustancias adictivas?

En cierto modo, sí. Es necesario reconocer que hemos ampliado nuestro recurso y esto de alguna manera ha hecho que los afectados se animen más a participar. No obstante, yo sí que creo que se ha aumentado el consumo, y más que el consumo, se han modificado las conductas adictivas, cambian las dinámicas de las adicciones y también el perfil de quienes las sufren.

De un tiempo a esta parte se habla del regreso de la heroína a las calles, como profesional del ámbito… ¿es cierto que ha crecido el consumo de esta sustancia en España?

Realmente nunca ha desaparecido, se ha avanzado muchísimo en su tratamiento dándole respuestas y recursos que permitan la desintoxicación. Por decirlo de alguna forma se han paliado los efectos de la heroína en la sociedad, es un problema que ya no se ve en la calle como sí sucedía en los 80. Al margen de esto, sí que ha aumentado el consumo. personalmente creo puede estar debido a la libertad de personas que han estado durante mucho tiempo en prisión y ahora vuelven a los hábitos de consumo, también existe la realidad del policonsumo: personas que consumen cocaína en fines de semana como forma de ocio y entre semana consumen heroína para paliar el mono

Háblanos del programa específico para mujeres, ¿cuál es la situación de adicciones para las mujeres?

El perfil de consumo femenino está relacionado con el alcohol y los psicofármacos. Independientemente de esto, es importante clarificar y hacer público que existe una situación de doble discriminación por mujer y por adicta. Socialmente está mal visto que una mujer consuma drogas porque por el ideario social tiene que ser madre, esposa, cuidadora, buena…  todo lo que se aleje de estos parámetros establecidos es objeto de discriminación y rechazo. En definitiva, socialmente no estamos preparados para asumir que las mujeres pueden ser adictas, de esta conclusión nace nuestro programa específico.

Esta conclusión surge después de mucho análisis y experiencia…

Efectivamente, fue un diagnóstico muy largo. Lo que hicimos fue analizar y reflexionar sobre cuál había sido la situación de las mujeres que habíamos atendido desde 2009. Estudiamos todas las historias clínicas sacando los puntos en común y el resultado fue muy revelador: el consumo de drogas como herramienta de autodestrucción, presencia de abusos sexuales en algún momento de su vida, depresión, intentos de suicidio, prescripción médica de psicofármacos… Nos dimos cuenta de que no sabíamos atenderlas.

Y en este punto nació el programa específico de atención a las mujeres con dependencia.

Así es, comenzamos a trabajar el empoderamiento de la mujer, atendimos a la conciliación familiar y a tratar de mitigar el rechazo de la sociedad. Otra de las claves de este programa es la atención personalizada, le damos mucha importancia a las necesidades específicas que surgen en cada caso y en cada momento. Es importante aclarar que las mujeres no tenemos necesidades especiales, simplemente son diferentes. Partiendo de esta base, el resultado de estos tres años de trabajo está siendo realmente satisfactorio. 

¿Qué papel ocupa la violencia de género en la adicción de las mujeres?

Los datos son muy claros, el 80 por ciento tiene a sus espaldas abusos sexuales o violencia de género. Yo personalmente, por mi experiencia, me atrevería a decir que sucede en el 100%. El atajo a estas situaciones de forma conjunta es nuestra asignatura pendiente ahora mismo se vienen realizando tratamientos fragmentados: por una parte se trata el maltrato y por otra, la adicción; Es algo que está tan ligado que se debe atender conjuntamente para lograr unos resultados óptimos.

Para finalizar… ¿cuál es el futuro de los tratamientos de las adicciones con la irrupción de las nuevas tecnologías en este ámbito?

Es un debate muy activo, y necesario. Hay distintas opniones al respecto, para algunas personas existe la adicción al móvil y hay quienes pensamos que lo que hay son adicciones derivadas del uso de los teléfonos móviles como son las compras de sustancias o el juego online. Por supuesto que vamos a tener que hacer un cambio en el tratamiento de las adicciones, porque el perfil y la conducta cambia totalmente. Cuando hay una sustancia la abstinencia es el primer paso, pero ahora no podemos eliminar por completo la sustancia. Nuestro objetivo en este campo es prepararnos en la psicoeducación, fomentando el uso adecuado. Pero está claro que de aquí a dos años deberemos desarrollar programas específicos que se amolden a este nuevo consumo.  

Últimas Noticias
c