“El voluntariado es fundamental para la transformación social”

 En Entrevistas, PVE

Entrevista a Santi Dominguez, Coordinador Nacional de Centros Juveniles Don Bosco.

Santi Domínguez, gallego de nacimiento, pero castellano y leonés de adopción, lleva 30 años trabajando por jóvenes en situación de vulnerabilidad. Su trayectoria comenzó a finales de los 80 en León, en el Centro Juvenil Don Bosco. Desde entonces no ha dejado de extender el proyecto de asociaciones juveniles. Entretanto ha colaborado en el desarrollo de la normativa actual en materia de juventud en Castilla y León. Desde 2001 forma parte de la Confederación de Centros Juveniles Don Bosco.

La Confederación Don Bosco trabaja con menores, promocionando su educación… ¿Qué labor realiza la Confederación Don Bosco?

La Confederación Don Bosco se creó en 1991 para trabajar junto a las Federaciones y los Centros Juveniles Don Bosco en la defensa y promoción de la infancia y la juventud, especialmente la que está en riesgo de exclusión, a través del protagonismo juvenil y el estilo educativo de Don Bosco. Integra a nueve Federaciones de Centros Juveniles Don Bosco-Salesianos que existen actualmente en España, aglutinando 146 centros. Para ello desarrollamos diversos programas de educación en valores, calidad de la vida infantil, programas socioeducativos, programas de integración social, programas de salud, programas de empleo juvenil y emprendimiento social, programas formativos, etc…

¿Qué papel ocupa el voluntariado para la Confederación Don Bosco?

El voluntariado es nuestra columna vertebral. Trabajamos en el campo de la Prevención, Formación y promoción del Voluntariado y animación sociocultural con niños, niñas y jóvenes, todo ello desde el trabajo voluntario y sin ánimo de lucro, todo ello gestionado y dinamizado por jóvenes voluntarios y voluntarias, que constituyen a día de hoy el 94,6 % del personal de nuestra entidad. Llegamos a unos 43.000 destinarios, a través de unos 5.500 voluntarios y voluntarias. La mayoría de ellos jóvenes.

¿Qué valores es necesario trasladar a las nuevas generaciones?

El estar al servicio de los demás, al servicio de la sociedad, y especialmente de los niños y jóvenes, favoreciendo en todo momento su protagonismo y participación a favor de la transformación social más humanizadora. La cercanía, el respeto, la importancia del otro, el valor de la comunidad, el esfuerzo, la solidaridad, la generosidad, el humor, el trabajo en equipo, el trabajo en red…

¿Es el deporte o el juego el mejor vehículo con el que traspasar estos valores?

Una mirada al entorno de nuestros patios, campos de deporte y polideportivos nos muestra un gran número de niños y jóvenes que practican el deporte, que en torno a él forman grupo y se reúnen regularmente por esta realidad que los convoca y atrae, en lo que ponen un gran empeño y se sienten responsables del compromiso adquirido consigo mismos y con los demás miembros de su equipo. La ayuda que ofrece un animador deportivo, voluntario normalmente, que los enseña a caminar hacia una meta y unos objetivos, a través del diálogo fluido y compartiendo con ellos inquietudes y sentimientos es una verdadera oferta educativa para la vida de los jóvenes, muy rico en múltiples valores.

El próximo día 20 participaréis en el I Congreso de Voluntariado deportivo… avánzanos qué experiencia o proyecto vamos a escuchar allí…

Estoy convencido que el Asociacionismo, el voluntariado es un medio fundamental para trabajar en la transformación de la sociedad. Para nosotros los protagonistas de esta transformación son los y las jóvenes. Ellos son quienes diseñan, gestionan y desarrollan todas las acciones y servicios que se ofrecen desde los propios centros juveniles, federaciones autonómicas o la propia Confederación Estatal. Parto de una convicción: la participación juvenil como medio fundamental de trabajo de Asociaciones y Entidades y un deseo que es un reto: la participación juvenil como motor de la transformación social del entorno donde nos movemos. Y vamos a contar nuestra experiencia desde el campo deportivo.

¿Qué papel crees que tiene el deporte en la integración social?

El deporte desarrolla su potencial para hacer personas, para educar, para ayudar al joven a conseguir mayor calidad de vida. Nuestro planteamiento educativo ubica el deporte en el lugar que le corresponde, dentro de la jerarquía de valores (estudios, familia, amigos…) que debe orientar la vida de niños y jóvenes. Impulsamos un deporte entendido como prevención: Promueve la creación de hábitos de vida saludable, evitando las consecuencias derivadas de la falta de higiene, del sedentarismo, del consumo de sustancias nocivas para la salud y de la utilización desenfocada del tiempo de ocio. En este sentido, un deporte preventivo acoge preferentemente a aquellos niños y jóvenes que se hallan en situaciones de riesgo, ya sea por la edad, por la zona en la que conviven, por la situación familiar, por el bajo nivel académico… Favorece la autoestima y la visión positiva del propio crecimiento y se convierte en plataforma desde la que promover la calidad de vida.

¿Es el deporte capaz de unir y romper relaciones a partes iguales?

El deporte es capaz de unir más que romper relaciones. Nuestro deporte educativo, para que contribuya verdaderamente al crecimiento integral, no se ciñe únicamente a las exigencias de la competición deportiva, sino que se torna gradual y flexible. Para ello tiene en cuenta las siguientes características: Se adapta a las circunstancias personales y psicosociales de los participantes y atiende a la Teoría del Entrenamiento y la evolución de las capacidades físicas emanada del deporte base y deporte para todos. Tiene en cuenta así, la madurez psicomotriz de cada una de las etapas de crecimiento, dosificando en su justa medida la frecuencia y la carga de entrenamiento. Está abierto a nuevas experiencias que no se limitan al campo de juego, sino que propone otras intervenciones educativas colaterales encaminadas a facilitar una educación integral.

Probablemente no haya nada más efectivo para abrir la mente como viajar… ¿qué proyectos tenéis fuera de nuestras fronteras?

Desarrollamos diversos programas de intercambio y de intervención social de voluntarios y voluntarias con distintos países de Europa. Por otra parte tenemos en este momento un hermanamiento educativo con los centros juveniles don bosco de Siria, en Damasco y Alepo.

A lo largo de tu carrera has estado muy ligado a la juventud y el tiempo libre… ¿cómo ha cambiado o evolucionado la juventud con el paso del tiempo?

Bueno, esta es una pregunta que pudiera contestar con tópicos, basándome en las últimas encuestas e informes de diversas instituciones. Son hijos de su tiempo. No podemos situar estereotipos. Han cambiado por que la sociedad ha cambiado. No creo que tengamos que hacer una campaña o un plan estratégico para acercarnos a los jóvenes. Por descontando tenemos que pensar en los jóvenes que no son un “gasto” son una “inversión”, son protagonistas de la historia, de su historia. Tenemos que ayudarles a soñar, acompañándolos en el camino, vivir con ellos, amar lo que ellos aman, compartir lo que ellos comparten, ofrecerles espacios de sentido.

¿Cuál es la respuesta de vuestros beneficiarios, el voluntariado se contagia entre ellos?

Muchos de nuestros beneficiarios crecen con nosotros y terminan siendo voluntarios. Merece la pena ser voluntario. TÚ SIEMPRE PUEDES SER VOLUNTARIO. Es un estilo de vida, una forma de mirar al mundo y lo que te rodea y dar una respuesta concreta. La animación, el compromiso, se fundamenta en motivaciones de gran calado humano, social, de fe (si uno es creyente). Todos somos conscientes que no basta la buena voluntad para ser voluntario. Es un reto sin duda que todos tenemos. No os olvidéis nunca que ser voluntario es ser motor de la transformación social.

Noticias recomendadas
voluntastur-organiza-la-xiv-edicion-de-su-concurso-de-carteles