“El voluntariado en protección civil va mucho más allá de montar en una ambulancia”

 En Archivo, Entrevistas, PVE

Entrevista a Patricia Martínez, voluntaria en atención sociosanitaria
Por Talía Estévez

Patricia Martínez tiene dos vidas. En la ‘normal’ es una madrileña, trabajadora de 26 años. En la otra, hace voluntariado en el Samur- Protección Civil. Su segunda vida, de la que disfruta hace tres años, le llena tanto que ha decidido cambiar de rumbo y unificar las dos. Ahora estudia un Grado Medio de Técnico en Emergencias Sanitarias para que pasión y profesión sean -definitivamente- la misma cosa.

¿Por qué decidiste hacer voluntariado en atención sociosanitaria?

Yo estaba interesada en la psicología de emergencias y comentándolo con distintas personas me hablaron del grupo del voluntariado del Samur Protección Civil especializado en la atención psicosocial y para adentro que fui. Al final me quedé, no por la psicología, sino por la rama sanitaria y me especialicé en el equipo de formación a la ciudadanía.

¿Cómo funciona el voluntariado de Samur Protección Civil?

Este voluntariado es enorme y muy variado. Además del básico que todos conocemos en el que los voluntarios van en una ambulancia a un evento multitudinario, existen multitud de especializaciones, como por ejemplo la psicosocial que comentaba o el equipo canino de emergencias. Este grupo es muy especial porque son dueños de perros adiestrados y asisten en derrumbes buscando a personas atrapadas.

La mía en concreto, la de formación a la ciudadanía consiste en sensibilizar sobre emergencias a la población. Nuestro alumnado va desde niños pequeños de 6 años a AMPAS, pasando por grupos policiales o de bomberos. Les damos clases sobre cómo actuar en momentos de emergencia enseñando las técnicas básicas de rescate, reanimación y asistencia aunque es cierto que los contenidos de cada curso varían en función del público. No es lo mismo hablar con un policía que con un niño de 10 años porque su papel en una emergencia va a ser muy distinta.

¿Qué has descubierto con este voluntariado de la sociedad que antes no habías percibido?

Ahora soy consciente de la importancia de la frase “bebe con moderación”. Hasta que no entré aquí no me di cuenta de lo que realmente bebían las personas. Hay casos muy duros desde alcohólicos que viven en la calle, a personas jóvenes que se ha pasado de fiesta hasta el punto perder el conocimiento. Puede parecer rimbombante, pero ahora soy consciente de que el alcohol es una droga socialmente aceptada y se hace muy mal uso de él.

¿Cuál es la emergencia más impactante, en el buen o mal sentido, en el que has estado?

Cuando la gente te hace esta pregunta siempre piensan que vas a contar algo super llamativo pero yo siempre me acuerdo del mismo. El de una persona que llamó a emergencias por un dolor muy fuerte en la cabeza y lo que quería era un calmante que le permitiese seguir trabajando. En la exploración, haciendo las pruebas neurológicas algo salió mal, y esta persona que estaba trabajando se fue al hospital con un posible ictus. Eso me dejó muy tocada, ver cómo puedes pasar de estar trabajando tranquilamente a estar al borde de la muerte sin apenas darte cuenta se me quedó grabado.

¿Es necesario estar ‘hecho de otra pasta’ para hacer este voluntariado?

Todos los voluntarios de protección civil tenemos unas competencias sanitarias, pero es mucho más que eso. No obstante, hay que reconocer que en la protección civil de Madrid estamos muy enfocados al sector sanitario; por lo tanto sí, te tiene que gustar el sector sanitario porque al final estás expuesto a situaciones e imágenes que no son habituales de ver.

¿Podrías destacar algún aspecto positivo y otro negativo de este voluntariado?

Lo más positivo que me llevo, entre un montón de cosas, es lo que yo he crecido personalmente. A mí me dicen antes de entrar que voy a estar dando clase y no me lo creo; he desarrollado un potencial que no creía tener, como hablar en público o mantener la calma en determinados momentos y me ha ayudado a reconducir mi vida porque estoy estudiando para dedicarme también profesionalmente a ello.

Un capítulo negativo, me gustaría reivindicar que por ley no nos puede costar nada hacer voluntariado. Cuando yo empecé, por cada guardia que hacíamos nos daban un billete ida y vuelta de metro y hace casi un año que no recibimos esta ayuda obligatoria por ley, ahora tenemos que pagárnoslo de nuestro dinero.

¿Hasta qué punto un voluntario de emergencias puede cubrir a un médico/enfermero/Tes?

Nosotros somos voluntarios de protección civil, este voluntariado no está configurado para cubrir nada, simplemente somos un apoyo a las emergencias sanitarias de Madrid. En cuanto a formación a veces he oído que se nos comparan con los TES por la formación que recibimos puede ser similar, pero no es así, no se puede equiparar en horas, conocimiento o práctica la formación de una persona voluntaria a la de un Técnico en Emergencias sanitarias.

¿Sería posible atender todas las sociosanitarias de la ciudad como Madrid sin el voluntariado de protección civil?

El papel del voluntariado en el día a día de emergencias es solo un apoyo. Pero es cierto que protección civil tenemos un montón de competencias, en eventos y miles de actos pero para servicios de emergencias como tal, están el Samur y el Summa.

Normalmente se nos asocia a las ambulancias pero las personas voluntarias nos dedicamos a otras muchas cosas. Está enfocado a lo santiario y se enfoca a eso, pero no tiene por qué serlo.

Últimas Noticias